Tortilla de ras al hanout con huevos rotos 3.6

Hola cocinillas, después de varias semanas volvemos a la carga con un plato sencillo, un entrante fácil de elaborar. Utilizaremos la base de la tortilla de camarones pero le daremos un aire diferente. Lo siguiente es sencillo, huevos rotos de toda la vida pero presentados de un modo diferente. Manos limpias y al lío.

Ingredientes:

35gr. de harina de garbanzo

20gr. de harina de arroz

200ml. de agua fría

Pimientos del piquillo

Jamón serrano

Patatas

Huevo

Especias (Ras al hanout y pimentón de la Vera)

Un par de dientes de ajo

 

Empezamos por preparar la masa para la tortilla, hay varias recetas con diferentes proporciones, yo utilizo esta y da muy buen resultado. Añade en un bol las 2 harinas, un pellizco de sal, las especias (1gr aprox. de ras al hanout y un poco menos de pimentón). Añade el agua y mezcla bien con una varillas para que no queden grumos.

IMG_2586

A continuación en una sartén pon aceite a calentar, ayúdate de un aro para añadir la masa y que te quede con forma redonda. Cuando el aceite esté bien caliente añade una cucharada de masa. No pongas mucha, la tortilla tiene que quedar fina y crujiente. Haz varias pruebas hasta que consigas un resultado que te guste.

IMG_2587

Cuando tengas hecha la tortilla reserva y pon en un cazo unos pimientos del piquillo con unos dientes de ajo y bastante aceite. El fuego suave, queremos que se confiten.

IMG_2591

Después de esto ya tenemos casi lista la receta. Cuando estén listos los pimientos (unos 20 minutos a fuego bajo) retira del cazo y tritúralos.

Corta ahora unas patatas y en el mismo aceite de confitar los pimientos fríelas. Al principio a fuego medio, y cuando estén blandas sube al máximo el fuego para que doren y queden crujientes por fuera.

IMG_2592

Cuando todo esté listo puedes empezar a montar el plato. Separa la yema de un huevo y con cuidado ponla sobre la tortilla. Coloca la crema de los piquillos y las patatas a tu gusto. Añade el jamón troceado y por último con la ayuda de un soplete calienta la yema del huevo.

IMG_2588

Plato listo. Si la tortilla te ha salido bien, será muy frágil y se partirá con solo mirarla, te recomiendo que la manipules con cuidado. Dicho esto, aquí te dejo mi presentación. Espero que la disfrutes cocinillas.

IMG_2589

 

Patatas fritas 5.5

Hola cocinillas, como ya sabéis las entradas que de estos próximos días serán sencillas y ricas. Hoy hacemos patatas fritas. Aún no he conocido a nadie que no le gusten. Y estoy convencido que si las acompañáis con esta salsa, serán irresistibles. Manos limpias y al lío.

Ingredientes:

Patatas

Sobrasada (de untar nos vale)

Queso gorgonzola

Nata líquida

Romero y tomillo frescos

Mantequilla

Miel

Tabasco

Sal

IMG_0297

Empezamos cortando nuestras patatas, lava bien para que suelten todo el almidón. Pon aceite a calentar para freír. Es importante que el aceite no este demasiado caliente. Queremos que las patatas se hagan por dentro. El dorado lo conseguiremos después. De momento añade las patatas con el aceite a una temperatura media.

Nos ponemos con la salsa. Para ello, en un cazo añade un poco de mantequilla (no mucha), junto con el queso y la sobrasada.

IMG_0298

Mientras empieza a fundir, corta un poco de romero y tomillo bien picado. Cuando todo esté bien fundido añádelo al cazo junto con una cucharada o dos de miel.

IMG_0299

Utiliza una varilla para integrar bien todos los ingredientes. Añade ahora unas gotas de tabasco (a tu gusto) y a continuación la nata. No queremos una salsa muy líquida, buscamos que esa salsa se quede impregnada en la patata, para ello vigila la cantidad de nata. Sigue moviendo y baja el fuego, que se cocine bien a fuego bajo-medio.

IMG_0300

Pasados unos minutos, comprueba que tus patatas ya están tiernas por dentro. Saca del aceite y deja reposar.

IMG_0301

Mientras reposan las patatas, dale los últimos toques a la salsa y pásala por un colador. Esto es totalmente opcional, pero si quieres que quede una salsa más fina hazlo.

Reserva la salsa y dale caña al fuego para terminar con las patatas. Cuando el aceite esté muy caliente, echa las patatas, verás en cuestión de unos segundos empiezan a dorarse. Con esto conseguirás que queden tiernas por dentro y crujientes por fuera.

IMG_0302

Cuando estén a tu gusto retira del fuego, coloca en un bol con papel de cocina y añade un pellizco de sal. Ahora solo tienes que acompañarlas con la salsa que has preparado. Espero que te gusten tanto como a mí. Aquí te dejo las mías.

IMG_0303

Solomillo con puré de patatas 4.8

A veces menos, es más. Con esta premisa os presento el plato de hoy. Receta muy sencilla, simple y que no te llevará más de una hora. Después de la receta de presa (en la que no quedé muy contento con el emplatado), hoy he querido redimirme y presentar algo mucho más sencillo. Vamos cocinillas, te animo a que hagas este plato. Te sorprenderás. Al lío!

Ingredientes:

Solomillo de cerdo

Romero y tomillo fresco

Salsa de soja

Mantequilla

Vino blanco

Cebolla

Patata

Nata líquida

Harina fina de maíz

Aceite y sal

Fotor_144666449712385

Lo primero que vamos a hacer es colocar en una bandeja de horno nuestro solomillo con la cebolla cortada. Embadurna el solomillo con un poco de aceite de oliva. A continuación embadurna con la salsa de soja. Ahora pica un buen puñado de tomillo y romero. Esparce por toda la pieza de carne. Añade un poco de vino blanco en el fondo de la bandeja o fuente. No te pases con el líquido, queremos asar, no hervir.

Fotor_144666456628390

Si tienes la oportunidad de hacerlo, verás que olor desprende tu fuente de horno. Por narices tiene que salir bueno, si a priori ya huele así de bien.

Colocamos nuestra fuente en el horno a 200º unos 40 minutos. A la mitad del tiempo dale la vuelta para que el solomillo dore por ambos lados.  Mientras se cocina el solomillo, coloca en una cazuela a hervir unas patatas para hacer un puré.

Vale ya tenemos nuestros solomillo listo. Saca de la fuente y reserva en un plato. Vamos a preparar la salsa.

Fotor_144666484315780

Si vas a mantenerlo caliente dentro del horno, es importante que no lo cocines en exceso. Tenlo en cuenta.

Venga vamos con nuestra salsa. Para ello directamente en la fuente donde hemos cocinado el solomillo, agregamos un poco de mantequilla.

Fotor_144666465033511

Liga bien. Aquí me detengo para darte varias opciones. La primera es que si quieres servir directamente lo que hay en la bandeja, por mí perfecto. Nunca le diría que no a una cebolla al horno con ese aroma y ese saborcito. Pero yo he querido triturar para hacer una salsa más fina y con un poco más de cuerpo. Para ello tritura bien toda la cebolla. Si lo ves conveniente añade un poco de agua, pero apenas unas cucharadas. Una vez triturado, pasamos por un colador. En un cazo ponemos nuestro salsa ya colada y ahora para espesarla, en un vaso con un poco de agua tibia diluimos media cucharada de harina fina de maíz. Removemos un poco y ya tenemos nuestra salsa lista. Yo no he añadido nada de sal, y créeme, el sabor es mágico.

Fotor_144666471432042

Reserva la salsa y seguimos con el puré. Una vez hervidas las patatas, tritura (yo lo hago con un tenedor, porque me gusta encontrar algún pequeño trozo de patata), añade un poco de aceite de oliva y un poco de mantequilla, no mucho.

Fotor_14466647790552

Coloca en el fuego y ve partiendo la patata y removiendo a la vez que se integran los ingredientes. Añade un poco de nata líquida para aligerar y dar un poco de cremosidad al puré.

Ya lo tenemos listo. Ahora solo falta colocar en un plato y servir. Como siempre, aquí hazlo como prefieras, yo hoy he optado por la sencillez. Que nunca viene mal. Y como dije al principio. A veces menos, es más. Buen trabajo cocinillas, lo has vuelto a hacer.

Fotor_144666505433012